Omaryalexandra's Blog











{noviembre 27, 2009}   EL GATO BENGALÍ

Destacado por su exótica belleza, aspecto similar a la de un felino salvaje, de carácter tranquilo como la mayoría de gatos domésticos, su aspecto salvaje y agresivo es debido a su origen: es un cruce de especie salvaje con otra domestica, huesos pesados, músculos y estructura robusta, pesa de 5 a 8 kilos, de manto atigrado, posee un gusto por la natación; es por ello que algunos se bañan con sus dueños o se meten en la bañera cuando rebosa el agua. Un buen entrenamiento es colocar un poquito de agua en la bañera y añadir una pelota de ping-pong: el Bengalí puede permanecer allí durante horas jugando y chapoteando. Cuando beben acostumbran a golpear el agua con sus patas. De porte elegante, curiosos, juguetones, No hay mejor diversión para un Bengalí que investigar los bolsos de la gente que llega a casa o supervisar la compra del supermercado, le gusta saltar y posee reflejos rápidos, animal de gran inteligencia, por lo general se adapta bien a la convivencia familiar y pueden vivir en ambientes distintos. Convive perfectamente con otras razas de gatos, y otros animales. Otra de tantas peculiaridades es su maullido, que cuando se oye consigue transportarnos a las exuberantes selvas asiáticas.

 La cabeza es ancha, redondeada y levemente acuñada y las mandíbulas son fuertes y anchas. La nariz ancha y larga y de piel color teja y está perfilada con una delgada línea negra. Las orejas son pequeñas, como las del Leopardo Asiático. Los ojos den Bengalí son únicos, de color amarillo verdoso y su forma almendrada. Hoy en día, la mayoría de los bengalíes muestran un dibujo “tabby” en la cabeza, formado por la típica “M” en la frente.

Su pelo se aplasta sobre el cuerpo y es corto, suave y espeso, a la vez que delicado. El color de base puede variar de tonalidades: marfil, crema, amarillo, dorado y naranja. La cola de este felino, es gruesa y de tamaño medio con cuartos traseros más elevados.

El objetivo de los criadores de Bengalíes no es otro que obtener un gato con pedigree lo más parecido posible al leopardo, pero con el carácter de un gato doméstico.

HISTORIA:

La raza de los gatos bengalíes es el resultado de cruzar ejemplares de gato doméstico con ejemplares salvajes de Gatos Leopardos Asiáticos (Felis Bengalensis). E.E.U.U. ha sido la pionera de esta fantástica raza de gatos bengalies. El objetivo fue crear un gato más similar en apariencia al Felis Bengalensis, pero con el temperamento de un gato doméstico. El primer cruce registrado fue en 1963 realizado por Jean S. Mill fruto de la casualidad, entre un macho de pelo corto de color negro con su hembra felis bengalensis.

Se empezó a experimentar con esta raza Bengali durante la década de los 60. En los años 70 se hicieron investigaciones en la Universidad de California sobre los híbridos resultantes entre los felis bengalensis y los gatos comunes. Los resultados aparentes indicaban que tenían inmunidad parcial a la leucemia felina. Los gatitos bengalies que surgieron de estos estudios los adquirió Jean Mill y en 1985 los exhibió por primera vez ante el mundo en una exposición, compitiendo en la categoría de Nueva Raza y Clase Color. El público que asistió quedó atónito de tan hermosa y cariñosa raza bengalí.

De este modo, cuando hablamos generalmente de bengalíes nos podemos referir a estos 3 tipos:

1. BENGAL LEOPARD SPOTTED
2. BENGAL SNOW LEOPARD
3. BENGAL MARBLE

Más información sobre el Bengalí

Anuncios


et cetera